tardor

tardor

dimarts, 27 de gener de 2015

La leyenda de los palillos

Un hombre muy sabio aceptó el regalo de un mago que le prometió que haría realidad dos de sus deseos. El primerode ellos fue visitar el infierno y, nada más llegar allí, vio a una multitud famélica sentada auna mesa repleta de todo tipo de apetitosos manjares. Pese a la buena apariencia y abundancia de los platos, los comensales hacían cara de hambrientos y sus rostros estaban demacrados. Para comer tenían que servirse de unos larguísimos palillos y, por más que estiraban el brazo, jamás conseguían llevarse ni una migaja a la boca.
Perplejo, pero satisfecho de haber podido conocer mejor cómo era el infierno, el sabio se dispuso a cumplir su segundo deseo.La otra cara de la moneda era subir al cielo para comprobar con sus propios ojos todas las bondades que había leído y oído sobre él.
Muy asombrado, vió que allí también había mesas preparadas con deliciosas comidas, pero que, al contrario de los tristes habitantes del infierno, todos los seres celestiales sonreían satisfechos y rebosaban de salud. Y es que, aunque también disponían de larguísimos palillos para alimentarse, allí cada uno se preocupaba de alimentar al que tenía enfrente.

dilluns, 12 de gener de 2015

dimarts, 6 de gener de 2015

EL IDIOTA

En un pueblo de la antigua Arabia había un muchacho que mendigaba en las calles y al que todos conocian por "el idiota".Su fama era tal que atravesó fronteras y atrajo a numerosos visitantes que querían conocerlo y saber el porqué de aquel ofensivo mote.
Uno de esos curiosos se acercó a la plaza del mercado y se sentó a observar lo que sucedía.Vio cómo algunos de los habitantes del lugar le enseñaban un moneda de 100 dinares en una mano y una de 5 en la otra, dándole la oportunidad de elegir la que quisiera. Tras pensárselo durante unos minutos, el joven acababa escogiendo los 5 dinares, un hecho que provocaba las carcajadas y las burlas de todos cuantos contemplaban el "espectáculo": "Es idiota, es idiota", gritaban entre risotadas mientras le seguían ofreciendo monedas de 5.
Indignado por lo que veía, el extranjero se acercó al muchacho y le dijo:"Pero, chico,¿cómo toleras que se rían de tí y te llamen idiota por escoger siempre una moneda de 5 en lugar de una de 100?" A lo que el muchacho replicó:"Señor, no soy tan idiota como ellos creen. Si eligiera la moneda de 100 dinares sólo ganaría una vez. Dejándoles reírse de mí, y moneda tras moneda, he reunido muchísimo más que esos 100 dinares".

dijous, 1 de gener de 2015


Que los 365 dias del recién estrenado 2015 esten llenos de amor. FELIZ AÑO NUEVO